lunes, 10 de diciembre de 2012

Alto Ebro, 1 de julio del 2012

Datos SAIH CHE Arroyo:
nivel: 1,10
caudal: 35,60

Bastante agua pero sin pillar los casi 45 de unos días antes. Lo mejor del alto Ebro es la temperatura de sus aguas, lejos del frío tradicional de las aguas leonesas.

Agus, Pepe, Rober, Ignacio, un desatado Ruben, Antonio, Oscar y yo nos fuimos para allí aprovechando que el día no estaba muy bueno para disfrutar del Porma y para ver los muchos m3 que estuvieron bajando durante la semana.

Al final no había tantos metros cúbicos, pero tampoco nos podíamos quejar. La temperatura ambiente no era muy agradable así que en cuanto nos metimos en el agua todos empezamos a disfrutar de su calor.

El río no es que tenga muchas dificultades y lo que solíamos hacer era enredar con nuestros kayaks, según nuestros conocimientos, durante todas las tablas que había. Incontables las veces en las que mojamos las orejas. El que nos sorprendió fue Ruben, que se ve que ha estado haciendo deberes toda esta temporada y ya nos ha superado a muchos de nosostros.

La ola entre los árboles del principio muy fuerte, apenas la pillamos, lo mismo que la del ascensor o la revoltosa, que habría que denominarla el reventadero, del cansancio que provocó en el grupo.

Tanto enredar en un descenso de unas tres horas largas hizo que en la ola después de la isla, algunos de nosotros tuvieramos que darnos una nadada al no conseguir eskimoetear del cansancio que llevabamos (en el mejor de los casos :-)).

El tramo posterior, el más propio de aguas bravas, estaba estupendo, un final adecuado para dejar un buen sabor de boca del río.

Y unos pocos fotogramas de los pocos vídeos que hice:

Oscar, feliz de surfear la primera ola del tramo,


Rober, a lo suyo.


Ruben y Nacho:


Antonio, en la ola del árbol.


Nacho en el paso del árbol:


Una de las últimas fases del tramo:


Agus